Vamos a ir con unos consejos para las fotos de nuestra boda.

Cuidado con el alcohol y la foto.

Las fotos y el alcohol no se llevan bien. Esto debería ser evidente, pero por si acaso, aquí va el consejo: Si sabes que vas a estar en un montón de fotos en el transcurso del día de la boda, la última cosa que quieres es verte en las fotos “tocado”.

No intentes no parpadear justo en la foto.

No se asuste si le toca a parpadear cuando salta el flash de las cámaras digitales, no cuesta nada disparar otra foto o tres. Si eres propenso a parpadear en las fotos, trata de perfeccionar tu momento, pero no se equivoque, no se trata de abrir los ojos más, porque lo que vas a obtener es un ojo más seco y serás más propensos a cerrarlo. Y para los que llevan gafas, considera quitártelas si hay luces brillantes alrededor o si se está utilizando un flash. Así evitaremos el deslumbramiento.

La belleza de la risa en la foto.

Sonrisas falsas no son halagadoras. La próxima vez que necesites reirte para una foto, deja escapar alguna broma, alguna tontería y luego prueba a hacerla de nuevo. Y otra vez. La ridiculez hará que de verdad quede natural y que todos los demás tengan risas naturales.

Ponte derecho.

¿Cuántas veces hemos oído eso? Cuando estamos cohibidos, tendemos a estar inclinados. Pero encorvarse no te hará ningún favor, así que trate coger una buena postura. “Trato de pensar en ser una bailarina o pianista en un recital“, dice Paige BrockmeyerPon tus hombros hacia atrás, el pecho hacia adelante y tira de tu ombligo en dirección a tu columna vertebral. La mejor postura es cuando puedes estar relajado, así que no olvides tomar unas cuantas respiraciones profundas y dejar que la tensión de su cuello, hombros y mandíbula se vaya de su cuerpo.