Para que nos vamos a engañar, regalar cosas que has hecho tú, siempre tiene un plus. Puede que gusten mucho más o algo menos, pero el mensaje que mandamos es inconfundible: mientras he estado haciendo todo este trabajo he estado pensando en tí. Y eso es lo que vamos a intentar hacer, un huevo que dentro tenga un mensaje dedicado a nuestra pareja y que al romperlo pueda coger el mensaje personalizado.

Pintando el huevo

Lo lógico es comprar un huevo ya blanco, pero si no encontramos un huevo blanco, ya que ahora parece que son difíciles de encontrar, siempre podemos comprar los típicos naranjas y pintarlo. Podemos utilizar cinta de carrocero y pintarlo a trozos o personalizándolo, nosotros creemos que lo ideal  es hundir el huevo en un recipiente con pintura blanca para que esté blanco por completo. Siempre podemos echar mano de una brocha e ir pintando el huevo con cuidado.

Mensaje del huevo

Mientras dejamos que el huevo se seque, podemos ir haciendo el mensaje. Para ello cortaremos una tira de papel pequeña, más o menos de unos 10x1cm y escribir nuestro mensaje. Lo enrrollaremos, el truco está en enrrollarlo lo más finito y prieto posible para que podamos introducir el papel por el agujero que vamos a hacer al huevo en el próximo paso. Cuanto más pequeño mejor, así el agujero será más pequeño y podremos disimular el agujero que haremos al huevo mucho mejor.

Vaciar el huevo

Este es el paso crucial, hacer el agujero al huevo y vaciarlo. ¿Qué vamos a utilizar para vaciarlo? Pues necesitaremos un alfiler, si pudiera ser de corbata mucho mejor. Vamos a dar un pequeño golpe (y cuando decimos pequeño es pequeño para no cargarnos el huevo…) y lo moveremos circularmente para que el agujero se haga un poco más grande. A la hora de vaciar el huevo tendremos que tener paciencia e ir poco a poco agintándolo para que se vaya vaciando. Nosotros lo que hicimos cuando se vació por completo, fue enjuagar el huevo con agua para que quedase bien limpio. Con el huevo, por la noche nos haremos una tortilla francesa 😉

Presentación del huevo

Ya nos queda el último paso,  introducimos el papel que hemos enrrollado previamente por el agujero con mucho cuidado. Con un rotulador negro daremos un toque personal, si no tenéis ninguna buena idea, un simple “Rómpelo” puede valer :) y ya tendremos el huevo listo para el regalo. Podemos introducirlo en una caja pequeñita con papel de periódico para evitar que se rompa. Intentaremos subir imágenes para que sea más instructivo. Cualquier duda podéis escribir en los comentarios.