Viajar en pareja puede presentar retos únicos (y muchas ventajas) aunque puedes sentir el típico estrés que acompaña a los viajes de larga duración. ¿Viajar en pareja puede romper la relación? ¿Qué sucede cuando una persona quiere ir a un sitio romántico y la otra quiere una escapada aventurera? Vamos a ir con unos pequeños avisos y consejos para que viajar en pareja no se convierta en un infierno y si en ese viaje soñado que llevamos preparando hace tiempo.

Viajar en pareja – consejos

Al igual que hay personas que viajan solas, viajar en pareja tiene diferentes planificaciones y dudas. Hay algunos mitos sobre viajar en pareja que se deben enfrentar, para evitar que nos matemos unos a otros. La mayoría de nuestros amigos y familiares tienen esa preocupación, pero pasar 24 horas al día juntos durante un tiempo no tiene que ser tan malo, incluso viajar en pareja puede hacer que estemos más contentos entre nosotros.

Lo más difícil dejar el trabajo a un lado en los viajes, y es por eso que se producen muchas discusiones. ¿Cuáles son las principales fuentes de estrés y discusión? Pues bien la mayoría vienen por motivos que no vale la pena discutir.Viajar en pareja trae tensiones en cosas como ¿A qué café deberíamos ir hoy? ¿Dónde vamos a comer? ¿Quieres visitar esta tarde tal o cual sitio? Pues bien aquí es donde debemos ser un poco más flexibles y no pasar todo el viaje enfadados.

En la mayoría de los hoteles, viajar en pareja tiene ventajas notables, y tienen que ver con el presupuesto. En muchos destinos una habitación doble es el mismo precio o un poco más caro que una sola. Luego están las ventajas intangibles. Cuando es un viaje a largo, se pasa mucho tiempo, en los autobuses y trenes, en los hoteles, en los restaurantes y bares, y esto no hace más que acercar posiciones, porque al final estás obligado a entenderte con tu pareja si no quieres acabar discutiendo una y otra vez.

Véase también: Escapadas románticas – Parte I